7 de febrer de 2008

Restaurante Keko (oh, my Lychees...!)


Últimamente, hemos hecho un descubrimiento que pone bastante equilibrio en nuestra vida familiar.


Yo, una fan declarada del Sushi, y a la vez una maniática de tomo y lomo en lo que a su procedencia se refiere, y Josetxu, que si puede, le hace una "finta" al Sushi, o "pasa palabra" y va directamente al "alós tles delisias".


Y yo, que no soporto verle sufrir, tengo nuevo y agradecido restaurante en cartera: se trata del Restaurante KEKO, un restaurante asiático (donde puedes comer desde un sushi a unos rollitos de primavera), muy casero, el local, sin demasiadas alegorías orientales (alguna no puede faltar, que uno no es de piedra, y la tierra tira mucho; pero se respira un ambiente agradable y en parte casero), y sobretodo con elaboraciones de calidad.


Sirven a domicilio (muy importante), y cuentan con carta China, Tailandesa y Japonesa y hasta con una mesa de Tatami (eso en el local, no te la traen a casa).


Se trata de un restaurante sin más pretensiones que ofrecer lo que dan: comida de calidad para quién le gusta degustar de un menú Oriental no fast- food (o solo un poco), y a un precio relativamente asequible.

RESTAURANTE KEKO

C. Valéncia, 402

BARCELONA

Tel.: 93 459 32 18


Este sábado, tocó cena de tropa en casa, y hicimos macro pedido: de regalo, el postre, la lata de Lychees que preside y despide este post.

2 comentaris:

Soraya ha dit...

Vaya Sara, has descubiertos las Lychees, cuando yo las descubri me gustaron tanto que me comi como tres latas, estan super buenas, pero ahora he aprendido a hacer una charlotte con ellas, y con frutos del bosque, vere de ponerlo pronto en mi cocina.

Un abrazo,

Soraya

Sara ha dit...

Si, la verdad es que me gustan más por lo de "fruta diferente", que no siempre sea la naranja, la manzana... es como una uva más harinosa.

Hace ya tiempo que los he comido en alguna que otra ocasión, pero me resistía a comprarlos en almíbar... pero ahora lo voy a hacer de vez en cuando, que caramba!

Yo quiero ver esa recetilla cuanto antes, eso se tiene que probar!

Un abrazo!