25 de setembre de 2008

Frejoles de Ferreras


Lo sé: esta foto no tiene gran valor ni gastronómico, ni artístico, pero es que son la cosa más fácil y más rica... supongo que parte de su éxito radica en que, al año, comemos tantos como podemos llevarnos de la huerta de los suegris en verano... Solo hervido con una pizca de sal, y por supuesto, "alegrado" con un buen aceite de oliva.



Las patatas, también de casa. De momento, tenemos para una vez más.

2 comentaris:

enric ha dit...

Al meu pare que, en paraules de la meva mare, menja "com un pardalet", si el vols fer feliç li fas un plat de fesols bullits i servits amb un raig d'oli, i és l'home més feliç del món.

Sara ha dit...

L'entenc perfectament, perquè és d'aquestes coses que no fan mai mal a l'estòmac!

Abraçades.