12 de març de 2008

Dulces de Oriente

Dulces por llamarle algo... sabéis que mi paladar es curioso, pero no pudo con ese sabor no muy resaltado en una textura algo harinosa (de hecho, todavía no he logrado saber de qué era.

Pero eso sí: me encantó el envoltorio. Os lo presento recién llegado de Seúl, Corea del sur:


El de la derecha, es mi pulgar.

2 comentaris:

Carme ha dit...

Sara, reina, d'on treus aquests manjares?. Filla , de debó, hauré de sortir amb tu a fer la compra un dia d'aquests.

Seyerana ha dit...

Me ha encantado conocer a tu pulgar tan de cerca. Es de esas cosas que pasan desapercibidas aunque las veas cada día y, con tu pulgar, me había pasado eso..

En cuanto al caramelo, conociéndome, ya sabes que no tengo nada que decir...(de bueno) porque sólo de pensar que te has comido eso...